«

»

may 09

Hacerle las tareas a nuestros niños y niñas, una práctica de emergencia poco beneficiosa

 

Acompañar las tareas

Por: Aura Arelis Pereira

Toda etapa tiene su complejidad, pero en el caso de los niños y niñas que se inician en los  hábitos de estudio y que están  desarrollando sus destrezas motoras, hacerles las tareas no es una opción muy adecuada.

Ciertamente el tiempo, ese tic tac que nos atormenta a diario, nos lleva a tomar decisiones para acelerar todos los procesos y entre uno de ellos se encuentran las obligaciones escolares de nuestros hijos.  Es sin duda, un momento en el cual mamá o papá, o ambos deben involucrarse si queremos que nuestros hijos desarrollen todas sus potencialidades.

Dejar que nuestros hijos hagan sus tareas, los beneficia tremendamente y en especial en esos primeros años de educación inicial permite crear el hábito de estudio. Un hábito se establece si es a diario, así que es necesario ubicar un momento del día y todos los días para los estudios, la frecuencia permite reafirmar el conocimiento. Te recomendamos:

  • Incentiva a tus hij@ a cumplir con su actividad escolar: normalmente las primeras tareas en etapa inicial son tan sencillas que muchos se sienten seducidos a ayudar un poquito más de la cuenta. ¿Qué es necesario que estemos presentes?, sí, ¿qué es necesario que a veces tengamos que agarrarle la manito para mejorar el recorrido de las letras o los números?, sí. No por ser sencillas, esas actividades dejan de tener importancia, así que lo mejor es incentivarlos a cumplir con su actividad escolar.

  • Controla tus emociones: las malas palabras, los regaños desbordados y cargados de ira no son buenos aliados en esta etapa, los niños y niñas requieren de una estimulación positiva constante. Por ejemplo, así el dibujo no haya quedado espectacular, el hacerle sentir que lo hizo bellísimo lo anima a seguir y a inventar más y más.

  • Las tareas desarrolla sus habilidades: toma en cuenta que al hacer ellos mismos sus tareas desarrollan habilidades, destrezas, conocimientos, actitudes y valores, desarrollan su percepción del espacio, la lateralidad, la psicomotricidad fina y gruesa, su encuentro con el mundo de las letras y los números, entre otros; así que antes de quitarle el lápiz o el creyón, piensa que gracias a esa acción, su hijo o hija tendrá menos disposición a los estudios y desmejorará su proceso de aprendizaje.

  • Incentivalos positivamente a hacer las tareas: los incentivos siguen siendo prácticas generacionales que causan efectos positivos, así que tome las salidas del fin del semana para premiar todas esas tareas cumplidas durante la semana. Desde ir al parque, comer helado, visitar a alguien querido por el niño o la niña, todas son alternativas excelentes y así reforzamos positivamente el esfuerzo por cumplir con el deber escolar.

Sentarnos con nuestros hijos, -así sea a ratos, mientras que cumplimos con otras labores a la vez- va más allá de lo que queda plasmado en esa hoja, con esa acción les demostramos interés por ellos y ellas, les enseñamos valores y nos reencontrarnos con nuestros primeros pasos en la educación.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>