«

»

ene 12

SI QUIERES RESULTADOS EXTRAORDINARIOS CONECTA TU DESEO A UN PROPÓSITO

DESEOS

Por: Miriam Castillo

Desde las famosas doce uvas del tiempo como tradición decembrina,  años tras años los venezolanos hemos visto crecer los rituales de navidad: ropa interior amarilla, salir con las maletas, saltar una escalera, comer lentejas, poner un dibujo del deseo bajo la almohada, hacer un mapa de tesoros,  y por supuesto, la celebración del Espíritu de la Navidad consagrando el “Solsticio de Invierno”, esa época del año donde la tierra acuna sus semillas marcando el tiempo de siembra y renovación.

¿Moda? ¿Consumismo? ¿Transculturización? ¿Globalización? ¿Perdida de tradiciones? ¿Falacias y milagros? Quizás un poco de todo eso. Pero la pregunta es ¿Qué tienen en común los mencionados rituales? ¿Ocultan algo de verdad o es pura superstición? En este artículo hago algunas reflexiones que te permitirán decidir qué puedes esperar de estas divertidas, complicadas y a veces costosas costumbres decembrinas.

En la década de los 70/80  el video “El Poder de una Visión de Futuro” de Joel Barker  despertó gran interés acerca de la fuerza de una visión, una creencia o  un deseo,  para darnos direccionalidad y propósito. Mucho se ha escrito y documentado desde entonces. Los estudios de Fred Polak y Benjamin Singer son buenos ejemplos. También nos vienen a la mente obras como “El hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl, “El poder sin Límites de Anthony Robbins”, y toda la amplia literatura de la Psicología Positiva de Martin Seligman.

A partir de estas propuestas podemos decir que los rituales de Navidad mencionados al comienzo de nuestro artículo pueden ser activadores potenciales de resultados y logros extraordinarios en nuestras vidas. Pero noten que digo “activadores potenciales de logros”, pues para ser efectivamente activadores de logros y resultados extraordinarios deberán cumplir algunos requisitos. De no cumplirlos simplemente pasan a ser eso, “un lindo ritual de Navidad”, y la verdad no queremos eso.

Para ir más allá es necesario que logremos acoplar de manera efectiva DESEO y PROPÓSITO siguiendo los siguientes pasos:

  1. Comienzo por conectarme con mi ideal, con mi sueño, con aquello que me inspira y alienta.
  2. Luego visualizo dentro de ese gran sueño lo que realmente necesito, quiero y deseo.
  3. A partir de ahí establezco mi propósito, mi objetivo y mis metas delineando las acciones concretas que voy a emprender a fin de responder al qué, al cómo, al cuándo y al quiénes de mi propósito.

De esta manera tú DESEO y tu PROPÓSITO se unifican dándole sentido y significado a tus sueños y atrayendo a tu vida las fuerzas del universo que te ayudarán a alcanzar resultados extraordinarios.

Quiero despedirme regalándote mi ritual favorito de Año Nuevo, la Carta a Futuro para el Niño Jesús:

Este año escríbele una carta al Niño Jesús fechada en diciembre del año siguiente, comienza tu carta diciendo: “Querido Niño Jesús, ha pasado un año y quiero contarte las cosas extraordinarias que he logrado en este año que está por terminar….”. Enlista entonces los cinco ó seis logros más importantes conectados a tu deseo y propósito. Cuando la hayas terminado dóblala, métela en un sobre y guárdalo en tu mesa de noche hasta el próximo año.

Y recuerda, “No hay milagros en los rituales decembrinos, el verdadero milagro eres tú”

 

miriamcastillop@mcp.org.ve

@MCP_org_ve

www.mcp.org

Facebook:MCPDesarrolloHumano

 

Síguenos @mamaaldia y facebook Mamá al día y opina de este artículo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>